Este viaje a Moyobamba fue para mí una gran experiencia, sorprendida por la excelente organización, fue trabajo de hormiga, ver a todos colaborando me emocionaba y motivaba tanto, no había cansancio.

Impresionada también por el liderazgo de Mary; su poder de convocatoria y la vitalidad que despliega es contagiosa.

Siempre buscaba hacer algo por lo que menos tienen, estaré en Tangarara el año que viene, si Dios lo permite.

June