Enith Velásquez, Lima

He seguido de cerca el proyecto “Tangarana” que ahora es una hermosa REALIDAD. Por muchas circunstancias no he tenido la oportunidad de participar hasta hoy 27 de abril, un día definitivamente especial que quedará grabado en mi corazón, ojalá Dios me permita seguir participando y dándome un regalo al hacerlo. Porque eso fue para mí “UN REGALO”.

Sabía que tenía que ir a una feria al llegar a Moyobamba, pero que GRATA fue mi sorpresa al ver todo bien armado, bien organizado, con personas que solo irradiaban confianza y entusiasmo tanto así que de INMEDIATO me hicieron sentir como en casa y parte de la familia Tangarana. No salía de mi asombro de ver tantas personas comprometidas, de ver tantas caritas felices al jugar la ruleta, ver personas tan amables al saludar, el ver compartir y ver las delicias que las señoras vendían etc y finalmente ver que se cumplía con la hora establecida como buen hábito.

TODOS a una sola mano como decía mi madre, empezamos a desarmar los toldos y guardar las cosas en sus respectivos lugares. Todo supervisando y así fuera muy tarde y con mucho cansancio igual se mantiene el entusiasmo y esas sonrisas hermosas. Una vez más digo gracias por tanto trabajo por nuestra región.

Todavía tenía mucha ilusión de cómo sería al siguiente día y aún estaba entusiasmada de lo que había vivido en tan poco tiempo compartido esa tarde/ noche.

Llegó el gran día, desperté Feliz para estar antes del medio día con Uds. se avecinaba un día retador ya que teníamos pronóstico de lluvia .. pero nunca pensé que llovería a la hora del evento y creo que esa tranquilidad la tuve al escuchar el “evento se hará llueva o no”. Aunque sabía que había preocupación. Pero finalmente gracias a Dios tuvimos un clima espectacular.

De nuevo vi el trabajo en equipo, por momentos me sentía perdida y me preguntaba que podía hacer para ayudar? Pero luego todo fluía y cada uno estaba comprometido en uno u otra cosa.

Llegó el momento de la partida 4pm yo estaba tan Feliz de ver a las 22 personas de Rioja, pero estuve más feliz aún de compartir unos minutos con las niñas del internado y aquí aprovecho para decir una vez más GRACIAS por haberme permitido vivir esta experiencia. Líneas arriba digo que es un REGALO para mi, para mi espíritu porque recordé mis raíces en cada niña del internado o en cada niña que participaba, cada una de ellas podía ser yo, recordé a mi madre trabajando mucho vendiendo comida, entonces tuve la oportunidad de dar gracias a Dios por todo lo que me permitió conseguir con mucho esfuerzo, por el estilo de vida que dentro de  mis posibilidades les doy a mis hijos, me sentí motivada y  agradecida y el ser parte de este gran evento espero sea mi regalo cada año.

Valoro la forma como se organiza todo, la forma como se cuidan de los niños y de todos.

Uno de estos niños quería participar pero no lo podía hacer ya que no llevaba zapatillas y claro tuvimos la gran suerte que mi hermosa madre aún no salía de casa y pudo conseguir las  zapatillas.  Prisca y yo estábamos muy felices, fue un momento encantador.

Gracias por animarme a hacer la carrera hasta la falda del morro y gracias a Prisca que estuvo a mi lado todo el tiempo preguntándome si me sentía  bien, linda ella!

Tantos momentos hermosos vividos en este evento, otro de ellos fue tener la oportunidad de recordar mis inicios como profesora de educación inicial al compartir un poquito de tiempo con los niños al repartir los globos y ver esas hermosas sonrisas y algunos llantos al perderlos . Fue increíble!

Luego la clausura, fue genial!!

Todo estuvo muy muy bien, me divertí muchísimo.

Gracias por permitirme disfrutar con mi mami y mis hermanitos, una tarde tan linda.

Dios les siga bendiciendo para seguir fomentando el deporte, dando esperanzas  y alegrando a los  habitantes de Calzada y a toda nuestra región con “Tangarana”

Se que debí escribir una crónica, pero es mi primera vez y quería decir esto y mucho más.

Me comprometo para el próximo año, quiero estar allí. Una vez más gracias y mil gracias.