MORRO XTREME, UNA EXPERIENCIA SALUDABLE

Acaba de despegar la avioneta de la Fuerza Aérea del Peru, en un vuelo de acción cívica en la ruta Tarapoto – San Lorenzo, esta última lugar donde trabajo en un proyecto de construcción de resiliencia para enfrentar el cambio climático en territorios indígenas del Datem del Marañón, región Loreto, Perú y aprovecho el tiempo del vuelo para registrar mi experiencia en los cuatro eventos del Morro Xtreme, ahora promovido por el Centro Excursionista Tangarana.

Puedo expresar con satisfacción el crecimiento de una iniciativa gestada por Maritza Alva Guzmán, que con el financiamiento y apoyo de su esposo aquella idea inicial que nació en un contexto familiar y de amigos ha ido atrapando emociones, pasiones y por ende compromisos de muchas personas e instituciones locales, el emprendimiento va hacia arriba y ha mejorado significativamente la planificación y organización del Centro Tangarana que captada directamente de su lidereza Maritza la esencia del propósito es la “solidaridad” y en ello se va notando progresivamente su impacto en jóvenes que acceden a un espacio de encuentro social con solidaridad. No se puede dejar de reconocer la dedicación y empuje que pone mi sobrina y con ella a su entorno más cercano.

Personalmente al subir el morro experimente la sensación de “desafio” en los cuatro eventos que participé, creo que la competencia no es con el otro caminante el reto es con uno mismo, al demostrarse que si puedes y esto me hace disfrutar más allá de que puesto ocupe en la competencia, la satisfacción de llegar a la cima del morro es inmensa y sustenta el esfuerzo de escalar y el tiempo que lo dedicas para participar en el evento. Este año como en el primer año participe junto con mis dos hijos: Diego Alonso y Soley y me sentí muy feliz al ver que retornaron con la “argolla verde” que simbolizaba el registro de llegada a la cima, y esta satisfacción rebasa al logro, creo que mis hijos entendieron que una vida saludable se apoya en el deporte y el “ Morro Xtrem” es una oportunidad.

Ya estamos sobrevolando los humedales, que son los aguajales y pantanos que ocupan gran parte del territorio de la provincia Datem del Marañón, cuyo valor ambiental esta en su gran capacidad de secuestrar y almacenar el dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero que más perdura en la atmósfera incidiendo en el calentamiento global, allí está la importancia de conservar estos humedales y es en ello lo que trabajamos.

Quiero expresar también mis comentarios en procura de construir la sostenibilidad de este gran emprendimiento de Tangarana, que por ahora se sustenta financieramente en el matrimonio Jan y Maritza, pero como moyobambina que soy me parece que sería apropiado avanzar en el desarrollo de su sostenibilidad económica para que trascienda a generaciones, la generosidad de ellos es por naturaleza cíclica y temporal y si procuramos continuidad, debemos hacer de este legado una semilla.

Conozco muy poco sobre el trabajo social de Tangarana y veo en la tiendecita un gran acierto porque promueve el deporte poniendo accesible accesorios y piezas para el deporte. Con lo poco que se del trabajo de Tangarana, me atrevo a avisorar en el Morro Xtreme  una iniciativa que cultiva la solidaridad con emprendimientos de “ vida saludable” como son el turismo de aventura y la gastronomía con base a productos locales y por lo tanto orgánicos y naturales y ello pasa por el acompañamiento de empresas privadas que desarrollen productos turísticos en torno al producto bandera del morro de calzada, este acompañamiento puede ser inducido por el Centro Tangarana, informando, sensibilizando y motivando los beneficios de correr y caminar para la salud aunado a una alimentación sana , mediante charlas y eventos que traten el tema tanto en TV como en eventos específicos, con spots radiales y otros espacios.

Finalmente, quiero expresar mi complacencia que Tangarana involucre a la ciudad de Calzada que es la poseedora del morro, ello expresa respeto, consideración y propósito de generar algunas opciones para la comunidad, quienes el año pasado nos brindaron una amplia participación convocando a mucha gente local a la plaza central, que fue el punto de llegada de los corredores; sin embargo, en el presente año la participación estuvo restada. Sugiero al Centro Tangarana, escuchar a los calzadinos sobre que significa el evento para ellos y con base a sus apreciaciones generar condiciones para que se apropien de la iniciativa. Nos vemos en el 2019!!!!!.